Guía al modelo de franquicias para principiantes

Introducción

 

Una de las opciones para aquellos que quieren tener un negocio es comprar una franquicia. Cuando se toma esta decisión, básicamente se está comprando el derecho de operar una tienda bajo una marca establecida.

Generalmente las personas piensan en establecimientos de comida, como McDonald's (MCD) o Subway, pero también es posible abrir una franquicia para tiendas de artículos para el hogar, ropa, mercado inmobiliario o teléfonos celulares.

Es importante que si estás interesado en comprar un modelo de franquicias, lo hagas por las razones correctas e informado de sus pros y contras. Acá revisaremos algunos puntos claves para tomar una decisión, como si es el modelo que estás buscando, cómo elegir la correcta según tu experiencia, errores que debes evitar y cómo tener éxito con ellas.

 

Cómo saber si el modelo de franquicias es lo que necesitas

Franquicia para algunos puede significar un tipo de negocio obsoleto, dirigido a cadenas de comida rápida o restaurantes, ropa u otros productos o servicios. Pero no es así, se trata de un concepto dinámico, activo que cada día es más frecuente.

Llega un momento en la vida de las personas en que logran tener las condiciones para independizarse y emprender un negocio propio, las empresas de franquicia han evolucionado como un modelo cada vez más apetecido y rentable,  que resulta estar muy acorde para este tipo de personas.

modelo-franquicia

 

 

 

En este blog daremos algunas coordenadas para comprobar si las franquicias son el modelo de inversión que se ajusta a las expectativas de alguien que quiere emprender.

Una franquicia es un sistema de inversión, mediante el cual un inversionista o franquiciado compra el derecho de usar la marca de un producto en un mercado o territorio que aun no ha sido explotado por la "marca madre". De este modo, el franquiciado genera un negocio propio en que paga regalías, una tasa mensual, a la franquicia.

 

¿Tienes un negocio propio, o has trabajado bastante duro y por largo tiempo, y ya cuentas con suficiente capital para dar el gran paso de convertirte en franquiciado?

Comprar una franquicia otorga beneficios concretos. Es un modelo de negocio que al estar probado en sistema y rentabilidad, implica menos riesgos que crear uno nuevo. Esto quiere decir que requerirá menos tiempo para recuperar la inversión y superar los obstáculos que supone crear un negocio desde cero.

5 señales de que invertir en una franquicia es lo más conveniente

 

1. Ahorros suficientes: el rango monetario para entrar en el mundo de las franquicias es bastante amplio, depende del tipo de negocio y como esté estructurado. Si bien, no hay un monto concreto cuando se quiere invertir, es fundamental no solo contar con el valor del costo base de la franquicia sino también con capital mínimo de trabajo para los primeros meses que resultan ser los más complejos hasta que el negocio alcanza su punto de equilibro.

Es muy amplia la forma en que se compra una franquicia, lo importante es no endeudarse demasiado con créditos y elaborar un presupuesto que permita ver lo que se destinará a la adquisición y mantención de los primeros años del negocio.

 

2. Invertir en algo que realmente genere pasión: todas las franquicias operan de forma diferente, por lo mismo, hay que  tener claridad de las características del negocio ideal con base en el capital estimado.

Lo óptimo es tener opciones que generen agrado, negocios donde se tenga mayor conocimiento y habilidades, para decidir por el que se prefiera y que de mayor confianza.

Hay que considerar que hay franquicias en las que se exige que el inversionista sea operador de su propio negocio, mientras que otras no. Como todo en el mundo de las inversiones, el portafolio de opciones es grande, y se expande desde negocios de poco capital hasta opciones de mayor inversión, por lo qué el capital es fundamental para la decisión del inversionista.

 

3. Trabajo mutuo y de confianza: como mencionamos anteriormente, una de las ventajas de invertir en franquicias, es crear una base de confianza. Esto puede parecer obvio, no obstante, la confianza no siempre se logra en entornos que no son transparentes. El respeto mutuo es un componente clave en la relación entre el franquiciante y franquiciado.

Éste último, debe confiar verdaderamente en que el franquiciante tiene sus mejores intenciones y todo el interés enfocado en la mejora continua de la marca.

Si como posible propietario de franquicia no se reciben respuestas claras o hay un sentimiento en qué hay algo que algo no encaja, no hay que ignorar la intuición. Si un franquiciante no se comunica para entregar toda la información que se requiere, eso es una señal de que es hora de buscar una ruta de inversión diferente.

 

4. Asumir una gran responsabilidad: en este punto no importa si se quiere administrar de forma personal la franquicia o bien solo se quiere invertir como franquiciado, acudiendo a la inversión pasiva por medio de un tercero de confianza que se haga cargo de la administración del negocio, se deberán asumir retos y riesgos mayores.

Si se trata de un negocio bajo la propia gestión, se deberá, al menos en fase inicial,  estar entre 6 y 12 meses trabajando para poder entender el negocio, o bien, dejar una persona de confianza a cargo, que pueda dar los reportes necesarios para tomar decisiones en el corto,  mediano y largo plazo y que sienta el negocio como propio.

 

5.Invertir el capital en algo seguro: la decisión de invertir en una franquicia radica principalmente en las necesidades del inversionista; si quiere invertir en algo que ya existe y funciona, administrarlo de forma personal o bien contar con alguien de confianza que se haga cargo del negocio, etc.

Lo importante es recordar que invertir en franquicias se convierte en una solución para personas que tienen un capital para invertir y buscan construir un negocio cuyos resultados dependen del propio esfuerzo, reduciendo los riesgos inherentes al mercado donde busca operar.

Como revisamos anteriormente, no importa la edad, invertir en una franquicia permite obtener el trabajo deseado, y, potencialmente, lograr más de lo que jamás se podría conseguir a través de una carrera convencional.

Para las personas que se quieren  independizar, vivir y trabajar para una franquicia, lo más recomendable es trabajar en el negocio para que lo entiendan, y por sobre todo, creer en el crecimiento y pensar en seguir abriendo más negocios. Pero para lograrlo, hay que entender el negocio desde la raíz, llevarlo a un punto de equilibrio, hacerlo rentable y entender los números para seguir expandiéndose.

 

Cómo elegir la franquicia correcta para ti

 

Las franquicias son una forma rentable y segura de inversión gracias a la trayectoria del franquiciante y el apoyo constante que recibe el inversionista.

 

Los mejores consejos para elegir la franquicia adecuada

 

Existen muchas categorías de franquicias que se diferencian unas de otras, por lo que es importante considerar aspectos claves antes de decidir invertir en una.

Si hay dudas y no se sabe bien cómo elegir la franquicia adecuada, aquí daremos tres consejos iniciales claves, más otros que ayudarán a tomar esta importante decisión de forma práctica y segura.

 

I.- Financiamiento

 

Si bien dar con la franquicia adecuada no es una tarea fácil, más complejo aún es la etapa de conseguir financiamiento. Comprar una franquicia requiere de una alta inversión inicial, por lo que se recomienda tener un colchón financiero considerable, o bien, presentar solicitud de crédito en distintas instituciones financieras.

El rango monetario para entrar en el mundo de las franquicias es variable, dependerá básicamente del tipo de negocio en el cual se esté interesado y de cómo está estructurado. Por lo mismo, no hay un monto definido cuando se quiere invertir.

Lo importante es contar con el valor del costo base de la franquicia, más un capital mínimo de trabajo para los primeros meses, que resultan ser los más complejos hasta que el negocio alcanza su punto de equilibrio.

También hay que considerar que a diferencia de los propietarios de nuevo negocios, los inversionistas de franquicias tienen una mayor posibilidad de obtener préstamos bancarios, ya que la marca tiene una historia,  y por ende, genera mayor confianza al momento de negociar.

No obstante, hay que tener en cuenta que la entidad bancaria debe revisar primero el patrimonio neto y el historial crediticio para determinar si el préstamo otorgado para el desarrollo de la franquicia tiene los niveles de seguridad requeridos para la entidad.

Cuando ya se tiene claro el capital de inversión, hay que preguntar a cada uno de los posibles franquiciantes si cuentan con un esquema de financiamiento que permita tener mayor control para la operación del  próximo negocio.

 

II.- El perfil del inversionista y la visión sobre su inversión

 

Normalmente, una persona que sabe cocinar buscará montar un restaurante, o un administrador se enfocará en gestionar negocios que en su esencia sean similares o estén ligados a su profesión.

Si por el contrario, el inversionista no sabe sobre una industria en particular, pero tiene dinero suficiente para iniciar un negocio, lo lógico sería asociarse a alguien que sepa y sea capaz de administrarlo.

En este sentido, antes de decidirse por una franquicia, es fundamental ver en qué invertir, dependiendo del perfil y visión del negocio.

Por ejemplo, hay franquicias que exigen más compromisos operativos que otras, entonces, si en el rol de de inversionista no se quiere trabajar directamente en el negocio, se deben elegir franquicias que no necesiten interacción constante con el franquiciante.

Lo más recomendable es evaluar las categorías de franquicia por industria, no por empresa. Armar una lista con las franquicias de interés y revisarla bien, sin fijarse inicialmente en las empresas,  sino solo  concentrándose en las industrias, grupos o categorías.

Una vez que la lista haya sido sintetizada, buscar empresas que llamen su atención  y comenzar a averiguar cómo funcionan.

 

III.- Entender la esencia y ser parte del negocio

 

Ahora bien, si efectivamente quiere operar el  negocio, se abre un abanico mayor de posibilidades en cuanto a las categorías y tipos de franquicias. En este sentido, lo más recomendable es que como inversionista se tenga  la capacidad de aprender del negocio o entenderlo a la perfección, ya que será,  desde ese momento,  su área de desarrollo.

Por ejemplo, McDonald’s exige a sus inversionistas trabajar un año dentro del negocio. Supongamos que abrir un local franquiciado de McDonald's cuesta 1.000.000 USD. La realidad es que no todo el mundo cuenta con ese capital. El que quiera invertir en  McDonald’s, sí o sí deberá estar dentro del negocio para conocerlo.

Trabajar de forma directa en una franquicia es considerada una buena política, porque es la única manera de conocer el negocio desde la raíz.

Entonces, para quienes buscan una independencia, pero sabiendo que van a vivir y trabajar para una franquicia, lo más aconsejable es hacerlo desde dentro del negocio para entenderlo de manera profunda, y por sobre todo, creer en el crecimiento y pensar en seguir abriendo más franquicias en el futuro.

Las tres recomendaciones anteriores son la base para decidirse por una franquicia. Los siguientes consejos antes de invertir en la franquicia elegida también serán de utilidad:

 

a).- Analizar el mercado y  posibles competidores: una vez que  la viabilidad sea determinada demanda proyectada de los productos y/o  los servicios que ofrece el franquiciante, se deberá averiguar sobre los negocios en la industria que ofrecen productos o servicios similares.

 

b).- Investigar cómo opera la franquicia: si se invierte en una, se estará depositando el  dinero y confianza en una marca conocida, pero no por eso debe hacerse una inversión a ciegas.

Hay que hacer todas las preguntas que se consideren pertinentes, aunque algunas parezcan obvias. Si no se recibe una respuesta rápida del franquiciante, hay que pensar en buscar otras alternativas. Lo importante es preguntar todo, incluso intentar visitar personalmente las oficinas centrales donde opera la franquicia y comprobar si están estandarizadas en su operación, oferta, ambientación y servicio.

 

c).- Revisar los beneficios: antes de firmar un contrato,hay que asegurarse desde el comienzo qué tipo de asistencia técnica, profesional y soporte ofrecerá la franquicia.

Por lo tanto, si bien llevar el control de una franquicia puede ser una excelente manera de comenzar a administrar un negocio propio, hay que considerar la importancia de comprender bien de qué se trata y en qué se está involucrando.

Cuanto mejor se entiendan las respuestas a estas preguntas, y ya haya seguridad para invertir en una industria que se adapte a sus gustos y preferencias, mayor será la  probabilidad de seleccionar el segmento de franquicia adecuado y con el mejor potencial.

  

Cinco aspectos que deben tenerse en cuenta al comprar una franquicia

Decidirse a  comprar una franquicia es adquirir un compromiso serio, ya que es una inversión financiera importante.

Existen por tanto muchos factores que deben ser considerados antes de optar por  convertirse en franquiciado.

En este blog repasamos cinco cosas que hay que tener en cuenta a la hora de invertir en una franquicia.


5-aspectos-franquicias

 

 

No sólo existen muchas opciones de franquicias para invertir (propiedades, hotelería, comida, automotriz, entre otros) sino que las ventajas de convertirse en franquiciado en lugar de emprender son bastantes.

Pero, junto a las ventajas, existen otros puntos que deben ser considerados antes de formar parte del mundo de las franquicias.

 

1. ¿Cuánto costará?

 

Lo primero que se debe saber es el monto de la inversión que habrá que realizar para que la franquicia funcione correctamente. Aquí es importante considerar el costo de compra, el inventario necesario para la apertura y el capital que se necesitará antes de poder comenzar con el negocio.

Evaluar y entender estos costos es fundamental para no quedarse corto de presupuesto cuando el negocio está surgiendo.

Otro punto importante que hay que considerar, es la forma en la que la franquicia se financiará. Quizás se tenga mayor  capacidad de compra para una franquicia más grande de la inicialmente evaluada.

Para conocer algunas opciones e ideas, recomendamos en este blog sobre cómo comprar una franquicia con y sin presupuesto.

 

2. ¿Cómo es el franquiciante?

 

La relación con el franquiciante es un punto de vital importancia para el negocio. No todos los franquiciantes son iguales, por lo que es importante informarse lo mas que se pueda, por ejemplo ¿cuánto tiempo lleva la compañía en el mercado? ¿cuál es su porcentaje de casos de éxito? ¿qué garantías ofrece? ¿Qué respaldo financiero tiene? ¿Cuál es su relación con otros franquiciados?

Que un franquiciante sea nuevo, no significa que esta sea una mala opción, pero aún así, se debe contar con toda la información necesaria.

 

Recomendamos leer este blog con los mejores tips para manejar la relación con el franquiciante.

 

3. ¿Cuánto es el tiempo que hay que invertir?

 

Invertir en una franquicia dista bastante de lo que significa comenzar con un emprendimiento desde cero ya que la estructura base ya existe, pero si hay algo en lo que se asemejan:  de cualquiera de las dos formas, al ser un negocio propio, requieren de una inversión de tiempo importante.

Probablemente se cambie un trabajo de 10 horas por uno de 16 en principio, por lo mismo es fundamental entender lo que implica comenzar un negocio y cuánto tiempo se está dispuesto a “sacrificar” para que el proyecto de frutos.

 

4. Ser propietario de una franquicia, no quiere decir que seas independiente.

 

Al ser inversionista, se es el dueño de un negocio, pero no se opera independientemente. Es hacer parte de una red y se deben seguir las reglas existentes para mantener la uniformidad de la franquicia. El franquiciante puede limitar las opciones del franquiciado,  por ejemplo, en lo que se refiere al área de ventas o proveedores.

 

5. ¿Compromiso a corto o largo plazo?

 

Por lo general, una franquicia está sujeta a un contrato por varios años. 5, 10 o incluso más, y finalizar un contrato antes de la fecha de término puede resultar difícil.

Por eso, al decidir firmar un contrato con un franquiciante, es importante tener en cuenta que hay que seguir adelante incluso cuando no se está ganando la cantidad de dinero esperada.

De todas formas, existen opciones en el caso de tener la necesidad de dejar el negocio. En este blog pueden encontrarse algunas de las soluciones a las que puedes apelar si es que no puedes seguir llevando la franquicia

En resumen, una franquicia puede ser la oportunidad para independizarse, pero como en todo, hay que tener una visión clara del panorama general.

Antes de tomar la decisión hay que averiguar e investigar todas las aristas posibles, para que una vez que el negocio esté funcionando, las sorpresas no desechen el entusiasmo inicial.

 

Tres errores que debes evitar al invertir en una franquicia

Existe la falsa idea de que las probabilidades que tiene una franquicia de fracasar son casi nulas por ser modelos ya probados que lograron el éxito.



3 errores que debes evitar


 

Ciertamente, es un modelo de negocios y solución para personas que tienen un capital para invertir y buscan construir un negocio asociados a una marca de renombre.

Por esta razón es que muchas personas invierten con ciega confianza, sin evaluar los posibles riesgos y cometiendo errores comunes. Aquí explicamos tres equivocaciones que pueden llevar una franquicia al fracaso.

 

1- Invertir para “ser tu propio jefe”

 

Es probable que al pensar en franquicias, la motivación sea dar el salto a tener más libertad en el trabajo y ser su propio jefe.

Si es el caso, entonces se está  cometiendo la primera y más dañina mala práctica qué hay, ya que al invertir en franquicias no se está creando una empresa propia, por ende no se tiene el control total.

Por eso, antes de invertir, es importante que haya claridad en que si bien la franquicia da algo más de independencia, no es total, y se debe estar de acuerdo con esto. Puede profundizar  más sobre los 5 aspectos que se deben  tener en cuenta al comprar una franquicia.

2- No contar con una estrategia de salida

 

Quizás pensar en el peor escenario,  incluso antes de comenzar un proyecto,  es una idea poco atractiva, sobre todo considerando la motivación inicial; no tener un plan en caso de fallar puede significar incluso perder más dinero.

Por eso, antes de comenzar con una franquicia, se debe contar con un plan de emergencia suficientemente potente y completo. Con esto existe respaldo en caso de que se deba terminar el contrato con el franquiciante antes de tiempo. Por lo general las franquicias vienen sujetas a contratos  de entre 5 a 10 años, y ponerle fin a ese acuerdo antes de tiempo puede generar complicaciones.

Para profundizar en este punto, puede ir al blog sobre consejos para crear una estrategia de salida en caso de emergencia.

3- Dejarse llevar por tendencias o emociones

 

Las franquicias que abordan una tendencia de negocios o algo que está de moda en un sector,  puede sonar atractivo e interesante, incluso podría verse como una mina de oro destinada al éxito. Pero eso no significa que funcione en un mercado específico.

Quizás ya existe un negocio que cuente con la confianza y satisfacción de los clientes, o quizás la población en la zona en la que se va a establecer el negocio está en constante cambio.

En otras palabras, optar por un negocio de moda o un tema que te genere emociones es un error. Al invertir en una franquicia se debe pensar en el mercado al que se va a entrar y si es que habrá suficientes clientes.

Hay que hacer preguntas como:

  • ¿Existe una necesidad en la población que cubra esta franquicia?
  • ¿Cómo le va a las empresas que cuentan con un producto o servicio similar?
  • ¿Es un mercado propenso a cambiar con facilidad?

Además de las preguntas anteriores, hay diversos factores que deben ser considerados al momento de invertir en franquicias. Recomendamos leer este blog con algunos datos que deben estar en el checklist al momento de invertir.

Ciertamente estos son los errores más comunes que cometen los franquiciados cuando invierten en este modelo de negocios. También recomendamos leer este blog de Emprendedores en donde se explica otros errores clásicos que hay que evitar.

 

Por lo tanto, si la decisión es comprar los derechos de una franquicia, hay que hacerlo  bien informado. En un principio puede sonar como un proyecto entretenido y seguro, pero a medida que avanza el tiempo muchos franquiciados cometen estos  típicos errores, causando problemas que por lo general ellos no saben manejar, lo que lleva al fracaso.

Por esto, es importante que se comprenda  la marca, el mercado, el tipo de compradores, la oferta y la demanda y todos los aspectos fundamentales de acuerdo a la franquicia elegida.

 

Pasos claves para evaluar el potencial de una franquicia  

Definir el potencial de una franquicia es una tarea variable y compleja. Cuando se llevan a cabo acuerdos  de franquicia, hay que considerar aspectos esenciales como el plan de negocios, el de financiamiento, análisis de mercado, operación, estrategia, capacitación, entre muchos otros.

 

Pasos claves para evaluar el potencial de una franquicia-2 

 

A continuación, entregamos tres aspectos claves para hacer una correcta revisión inicial de la franquicia que sea de su interés antes de invertir tiempo y dinero.

 

1.- Gestión de los franquiciantes en el mercado

 

Inicialmente, es importante investigar sobre el tipo y envergadura de la franquicia que sea de interés.

Para esto, es relevante que la franquicia tenga experiencia en el sector empresarial y en la industria, que el franquiciante sea líder y que posea habilidades transversales y destreza comercial. En este sentido, la clave consiste en definir cuál es es la marca o la franquicia y si efectivamente es conocida mundialmente o bien es solo de reconocimiento local, validando que se trata efectivamente de una marca que impacte fuertemente en el sector de destino considerado para su apertura. 

Por ejemplo, hace 15 años no era lo mismo abrir un McDonald's que un Schopdog. Ciertamente, McDonald's es una marca famosa en todo el mundo, por el contrario, Schopdog era desconocido cuando comenzó como fuente de soda a mediados de 1980. Hoy, la cadena de comida rápida chilena crece gracias a que puso el modelo de la franquicia al centro de su estrategia de negocios, según indica su gerente comercial, Jorge Greene, en esta entrevista a Publimark. Hoy, incluso su éxito es estudio de caso en algunos programas de MBA en el país.

 

2.- Condiciones políticas y territoriales

 

Por otro lado, considerar las posibilidades de que una franquicia sea exitosa y que tenga potencial de crecimiento, depende 100% de las condiciones del país o localidad en la cual se instale.

Por ejemplo, Chile es un país que en los últimos 20 años se ha mantenido con una economía estable y con condiciones políticas favorables. Como indica el portal web 100 Franquicias, a través de los años surgieron ciertas variables macroeconómicas y microeconómicas que favorecen tanto a la inversión como a la proliferación de nuevos inversionistas y capitales frescos extranjeros.

Por ende, es fundamental evaluar cuáles son las necesidades o deficiencias que podría tener el territorio o localidad donde se pretende abrir el negocio.

Al respecto, el portal FranquiciaDirecta afirma que una buena práctica es realizar encuestas demográficas que confirmen que el territorio de interés efectivamente tiene suficientes clientes potenciales.

 

3.-Ver las posibilidades de éxito del negocio

 

Si ya se evaluaron los pasos anteriores, y  efectivamente el franquiciante ha  demostrado la necesidad del producto o servicio, es importante corroborar el potencial del negocio en el que se estará involucrado.

Veamos el caso hipotético de ser una persona natural que necesita servicios particulares para las Pyme, como por ejemplo, impresión de tarjetas de presentación, creación de un sitio web y diseño y fabricación de pendones corporativos. El problema es que nadie  atiende bien, y para conseguir todos los servicios que se requieren, se debe acudir a locales distintos, por lo que se pierde tiempo y recursos. Al no conseguir un buen servicio y comprobar que es deficiente, surge la necesidad de ofrecer un servicio de alta calidad e integral, que no solo sea dedicado a una cosa sino que ayude a la gestión completa de servicios para Pymes.

O bien, si el enfoque es en una franquicia de comida peruana, sería mejor pensarlo dos veces ya que hay bastantes y buenos competidores en el rubro gastronómico. Sin embargo, si existe un sector en la población que estuviera desabastecida de restaurantes peruanos, sería una buena alternativa.

En resumen, si bien antes de invertir en una franquicia es importante comprobar otros aspectos tales como los términos legales del acuerdo de franquicia, la inversión requerida y el potencial de ingresos, las tres consideraciones mencionadas anteriormente ayudan a calificar si una oportunidad de franquicia efectivamente tiene potencial o no.

En cada uno de los casos habrá variables que sopesar, por lo que el éxito o fracaso dependerá del tipo de franquicia y la zona donde se instale.

Finalmente, una vez que se complete la  investigación de mercado, se llegará al momento más crítico. Es en esta etapa que recomendamos revisar los cinco aspectos que se deben considerar al tomar una decisión definitiva de inversión en una franquicia.

 

¿Qué es tener éxito con una franquicia?

Montar una franquicia es una opción para quienes desean independizarse laboralmente. Es normal que al empezar existan dudas sobre cómo conseguir que los esfuerzos brinden frutos si no se cuenta con experiencia previa.

A continuación explicamos brevemente qué hacer y qué evitar para que esa franquicia sea un éxito.

 

remax franchise (1)

 

De acuerdo con el Comité de Franquicias de la Cámara de Comercio de Santiago, la ganancia promedio anual en Chile es del 23.5% sobre las ventas en esta modalidad de negocio.

Ahora veremos cuáles son las acciones que deben realizarse desde el primer momento para montar una franquicia exitosamente.

 

Una lista de Buenas prácticas para tener éxito con una franquicia

 

1. Buena relación con el franquiciante

La relación entre el franquiciante y el franquiciado es la columna vertebral en la estructura de las franquicias, por eso es preciso cuidarla desde el principio.

Cuando se decide adquirir una franquicia, se establece una relación laboral que determina derechos y obligaciones para ambas partes. La claridad en la comunicación y el respeto mutuo son fundamentales para la prosperidad de la inversión.

 

2. Investigar a fondo la inversión necesaria

Existen gastos como el derecho de entrada a la red de la franquicia, los relacionados con la adquisición y adecuación del local y la tramitación de la personalidad jurídica, por ejemplo.

Hay que tener en cuenta que los gastos relacionados con la operatividad del negocio (como sueldos y compra de materia prima) deben ser constantes y es necesario sostenerlos durante los primeros meses.

Lo recomendable es contar con una inversión propia de entre el 40% y el 50%, y consultar con el franquiciante si tiene acuerdos con entidades financieras para obtener un crédito de apoyo.

Este artículo de Emprendedores proporciona más información para saber cómo invertir en una franquicia.

 

3. Conocimiento de la industria

De acuerdo con el diario El Mundo, al momento de adquirir una franquicia es importante analizar el sector en el que está la empresa con la que se entablará la relación.

En este análisis vale la pena que preguntarse:

  • ¿Deseo asumir el riesgo que implica ser empresario?
  • ¿Me veo como un empresario que desea formar parte de esta industria?
  • ¿Cuento con los recursos para sostener la inversión inicial?

 

4. Aprovechar la experiencia que ofrece la franquicia

Entre las ventajas de invertir en una franquicia está su knowhow. Cuando una marca desarrolla el esquema de franquicia es porque alcanzó madurez y cuenta con la capacidad de compartir sus conocimientos con otros socios que están empezando. Para ello desarrolla manuales que como franquiciado deben conocerse en profundidad y seguir al pie de la letra.

Si se invierte en una franquicia, se están comprando herramientas, contactos, identidad de marca e infraestructura, entre otras cosas. Según cómo se aprovechen estas condiciones dependerá el éxito de un negocio que finalmente es propio.

 

5. Trabajar en red

Muchas franquicias realizan o promueven intercambios de conocimiento entre sus propios franquiciados. Esto puede ser a través de encuentros, jornadas de trabajo o asesorías.

El conocer a los otros franquiciados permitirá establecer un networking para aprovechar descuentos en servicios compartidos, por ejemplo, o generar mecanismos de cooperación que fortalezcan  la marca en la región.

 

6. Ubicación

De acuerdo con José Aragonés, socio director de la consultora T4 Franquicias, el 80% del éxito de un negocio depende de la ubicación.

Este factor determinará, por un lado, la inversión necesaria para abrir el local y, por otro, las ganancias que se obtendrán gracias a la visibilidad de la zona, su nivel socio económico y su accesibilidad.

 

Qué NO hacer cuando se adquiere una franquicia

 

 

Mezclar las cuentas personales con las cuentas del negocio

Cuando se invierten recursos propios, sobre todo si estos representan la mayor parte de los ahorros, es probable que la paciencia sea poca al momento de esperar ganancias.

Hay que evitar sucumbir a la tentación de cubrir los gastos personales con las cuentas de la franquicia. Es mejor considerar que esa cuenta es inexistente hasta que se haya encontrado un punto de equilibrio. Según el estudio “Mercado de Franquicias en Chile”, la recuperación puede tardar hasta 2 años.

 

Montar una franquicia sin implicarse en ella

Aunque es cierto que una franquicia conlleva un riesgo moderado, en comparación con otro tipo de inversiones, cuanto esfuerzo se ponga será el mejor aliado para alcanzar el éxito.

Conocer a fondo los procesos del negocio, por lo menos durante los primeros años. Conforme se madure como empresario, se podrán delegar responsabilidades y aligerar la carga para comenzar a disfrutar.

 

  

Mitos relacionados con las franquicias

 

Este tipo de negocio es cada vez más accesible para que las personas pongan un primer pie en el mundo empresarial y prueben sus habilidades y pasión en los negocios.

 

 

mito


 

Como toda inversión, tiene asociadas malas prácticas e ideas equivocadas. En caso de tener dudas sobre su viabilidad, a continuación desmitificamos estos cuentos y conceptos preconcebidos.

Si lo que se está buscando franquiciar es la propia empresa para mejorar su crecimiento invertir en una franquicia de una marca conocida como negocio, es importante investigar y desmentir los mitos más comunes que le rodean. Porque hay conceptos erróneos respecto al término "franquicia". Acá explicamos siete de los más comunes:

 

1.Los franquiciados son empleados de los franquiciantes:

 

Los franquiciados son los administradores de la franquicia, responsables de la operación diaria, las decisiones, la contratación y administración de los empleados de la empresa. Pero no son los dueños de la marca.

En cambio, según el diccionario online Business Dictionary, el franquiciador o franquiciante es la empresa o persona propietaria de la marca y de productos y servicios asociados. Es el que dispone el sistema y la guía para convertirla en franquicia.

Por ende, la relación entre el franquiciado y franquiciante es de interdepenencia, más bien horizontal.

Hay que tener en cuenta que si bien como franquiciado se tienen que seguir una serie de protocolos y reglas relacionadas a la franquicia, también se tendrá  la libertad para innovar y desarrollar el negocio. Por lo que no, no se es un empleado más del franquiciante.

 

2.No necesito contratar a un abogado de franquicia:

Los futuros franquiciados deben consultar a un abogado para asegurarse de que toda la información legalmente requerida esté presente en el contrato, así como para comprender toda la documentación relacionada con la inversión.

El sitio web MundoFranquicia enfatiza es arriesgado de contratar una franquicia sin antes consultar con un abogado especialista en el tema.

 

3.Las franquicias son sólo de comida rápida:

  1. Regularmente al hablar de franquicia se hace referencia a lugares de comida rápida. Sin embargo, según el estudio “El mercado de las franquicias en Chile" de la académica de la Universidad de Chile, Nicole Pinaud, las franquicias en el país se agrupan en cinco grandes rubros, gastronomía predominando con el 39% del mercado, seguida por servicios con 24%, indumentaria (17%), comercio (14%) y educación (7%).

 

4.Es más caro invertir en una franquicia que iniciar un negocio independiente

Si bien se podría  pagar más por comprar una tarifa de franquicia (derecho inicial) y luego las regalías  mensuales (comisión por administrar la marca), dependiendo de la franquicia que se elija, se tendrá  un retorno sobre la inversión por el reconocimiento, asistencia y el soporte de marketing que se tiene detrás de una marca bien establecida.

 

5. Invertir en una franquicia significa comprar un negocio:

Cuando una persona invierte en una franquicia, sólo recibe la licencia para operar una empresa con el nombre de marca, incluidas las marcas asociadas y los procesos operativos, durante un período de tiempo específico. Por lo que no se está  comprando un negocio, le están “prestando" la marca.

Carlos Albornoz, académico de la Universidad del Desarrollo, explica que una franquicia pide entre 8% y 20% de las ventas brutas, lo que significa que el negocio debería rentar al menos un 40% para que se puedan cubrir los gastos operacionales y generar ganancia.

 

6. Las franquicias son muy costosas

Depende de la marca. Sólo como ejemplo, Según Albornoz de la UDD, en el caso de un local de comida rápida, franquiciarlo podría costar alrededor de $150 millones de pesos, considerando el costo y la inversión inicial para equipar el local.

 

7.Las franquicias pueden limitar la creatividad

Está en cada uno darle un nuevo giro al negocio y generar nuevas propuestas e ideas. Pero siempre se deben  respetar algunas reglas,  fórmulas, protocolos y uniformes.

Según el sitio Entrepreneur, hay muchas empresas que fomentan nuevas propuestas, porque es ahí donde surgen mejores ideas e iniciativas.

 

Conclusión

Cómo revisamos anteriormente, el tener una franquicia no es un modelo que funcione para todos. Uno de los mayores desafíos es que hay que seguir reglas y procesos establecidos, como también cumplir con ciertos requisitos para poder obtenerla. 

Si eres un innovador por escencia, probablemente no sea el modelo de negocio más adecuado para ti. Sin embargo, para quienes cuentan con el capital necesario para comprar una franquicia y tienen gran capacidad de adaptación a diferentes culturas corporativas, es una excelente oportunidad para poder iniciar un nuevo negocio, de la mano de marcas con experiencia y posicionamiento en el mercado.

 



Guia al modelo de franquicias para principiantes

guia franquicias principian